La revolución del transporte: Las apps que transforman la movilidad

Una de las revoluciones que más ansiamos en el pasado como consumidores era la del sector del transporte. Los taxis han hecho su función durante muchos años, pero ahora con las posibilidades que nos brinda la tecnología y las fronteras que se desaparecen, es más fácil poder aportar soluciones disruptivas para reinventar el mercado.

Las soluciones que han aparecido son controversiales ya que como en toda revolución, hay una fase en la que la gente duda, tiene miedo y no lo acepta, para pasar a una fase de integración y heavy-use, en el que todos salimos beneficiados.

El caso que mejor está funcionando es Cabify, ésta empresa fundada en Barcelona ofrece chóferes privados en coches de alta gama que además de ofrecer beneficios como WiFi gratis o una botella de agua, tienen un precio más ajustado que los tradicionales taxis especialmente en trayectos cortos de ciudad en la que hay atascos frecuentemente.

Cabify, una apuesta segura a la hora de viajar

El emprendedor fundador que empezó con la idea fue Juan de Antonio, un ingeniero español graduado en la Universidad de Standford que en 2011 se aventuró a lanzar su proyecto que vino motivado por el hecho de haber estado en países de Latinoamérica y Asia en los que no se tenía un precio fijado, sino que se negociaba antes de subir al coche el precio de la tarifa.

La aventura fue a más y ahora ya cuenta con más de un centenar de millones de euros de inversión por diferentes fondos que han considerado Cabify una buena apuesta para crear valor y hacer crecer sus fortunas.

¿Qué hace a Cabify diferente del resto de competidores?

Recientemente el actual CEO de la empresa dió una entrevista en una televisión catalana en la que se ponía de manifiesto el hecho de que Cabify da un mejor servicio a los consumidores, por lo que los taxistas se sienten amenazados por unos vehículos de alta gama que además, sonríen cada vez que entras a su coche, no ponen música molesta y no te cobran de más por la caravana.

La polémica está más que servida, y su competencia con otras empresas de la ciudad es acérrima, podemos llegar a conseguir descuentos de hasta 6 euros en Cabify y 5 euros en MyTaxi en los primeros viajes que hagamos en las respectivas aplicaciones.

¿Si los taxistas tienen su aplicación por qué no están contentos?

Las empresas detrás de las aplicaciones de taxis también abusan de los precios que cobran a los taxistas, pudiendo llegar estos en Barcelona a dos euros por viaje, cuando la mayoría no llega a diez euros en carreras intraurbanas de ciudad.

Esto hace que los taxistas se vean acorralados en un callejón sin salida, ya que por un lado tienen acechando a empresas revolucionarias como Cabify, y por la otra les tiende la mano el diablo, siendo este las aplicaciones como MyTaxi o Hailo, que les cobran comisiones abusivas.

La situación es de lo más tensa en Barcelona, y de hecho se han producido huelgas, además de ser poco pacíficas por parte del colectivo taxista han inducido en actos de ilegales contra conductores de Cabify que sólo intentan ganarse un sueldo.

Como podemos ver, las revoluciones traen cosas buenas pero por el camino de conseguir mejores siempre hay problemas y personas que sufren por ello, el Ayuntamiento de Barcelona ya ha dicho que pondrá mano en el asunto así que es de esperar que los problemas no se alargen por mucho tiempo más.

Leave a Reply